Instituto Bíblico

Iglesia Bautista Independiente Maranata, Santa Lucía, F.M. Honduras

Costumbres y Cultura Judaica

Lección 8 – Las Divisiones Culturales – Parte 2

Se puede descargar las notas para esta lección aquí. Se puede imprimir las notas directamente del archivo.

La transcripción del video se encuentra abajo. Las palabras y frases subrayadas abajo se deben escribir en los blancos o las líneas en las notas.

Vamos a seguir usando el mismo archivo que usamos en lección 7. Se puede imprimir las notas directamente del archivo. Las notas tienen blancos o líneas que se deben llenar con las palabras y frases subrayadas en esta lección.

En la lección previa hablamos de las divisiones culturales entre los judíos. Hemos dicho que hay dos divisiones grandes culturales entre los judíos que existen hasta hoy. Hemos visto que, en la Biblia, fueron llamados los hebreos o los judíos y los griegos.

Esta división se ve muy claramente en Hechos capítulo 18. En los versículos 1 al 17 de este capítulo encontramos la historia de la fundación de la iglesia en Corinto. Como era su costumbre, Pablo comenzó por predicar el evangelio en la sinagoga.

Versículos 1 y 2 – Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto. Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio había mandado que todos los judíos saliesen de Roma. Fue a ellos,

Aquila era un judío de la dispersión o lo que la Biblia llama un griego. Pablo era un judío de la tierra de Israel, lo que la Biblia llama un hebreo o un judío.

Versículos 3 y 4 – y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas. Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos.

Nota eso. En la sinagoga ¿Cuál división de judíos encontró Pablo? Ya que Corinto era una ciudad de Grecia, se supondría que todos los judíos serían griegos, pero eso no fue el caso. Pablo discutía y persuadía a ambas divisiones de los Israelitas, judíos griegos y judíos hebreos.

Versículo 5 – Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia, Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los judíos que Jesús era el Cristo.

Cuando Timoteo y Silas llegaron, encontraron a Pablo predicando ¿A quiénes? A los judíos. Nota que no se menciona nada de los gentiles aquí. No encontramos nada de los gentiles hasta que llegamos al versículo 6.

Pero oponiéndose y blasfemando éstos, les dijo, sacudiéndose los vestidos: Vuestra sangre sea sobre vuestra propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me iré a los gentiles.

¿Iba a ir a quiénes? No a los griegos. Si la palabra griegos en el versículo 4 significa gentiles, ¿Por qué dijo Pablo aquí que iba a ir a los gentiles? Entonces, ¿Quiénes son estos griegos de que Lucas estaba hablando? Eran judíos de la dispersión.

Versículos 7 y 8 – Y saliendo de allí, se fue a la casa de uno llamado Justo, temeroso de Dios, la cual estaba junto a la sinagoga. Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.

Crispo era uno de los rabinos de la sinagoga. La Biblia dice que era el principal de la sinagoga, pero no era el único rabino de la sinagoga. Sigamos leyendo.

Versículos 9 – 12 – Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios. Pero siendo Galión procónsul de Acaya, los judíos se levantaron de común acuerdo contra Pablo, y le llevaron al tribunal,

Nota que eran los judíos que llevaron a Pablo al tribunal. Los versículos que siguen también enfatizan lo mismo.

Versículos 13 y 14 – diciendo: Este persuade a los hombres a honrar a Dios contra la ley. Y al comenzar Pablo a hablar, Galión dijo a los judíos:

¡A los judíos!

Versículos 15 – 17 – Si fuera algún agravio o algún crimen enorme, oh judíos, conforme a derecho yo os toleraría. Pero si son cuestiones de palabras, y de nombres, y de vuestra ley, vedlo vosotros; porque yo no quiero ser juez de estas cosas. Y los echó del tribunal. Entonces todos los griegos . . .

Antes leímos de lo que hicieron los judíos, ahora vamos a ver lo que hicieron los griegos. Ambas divisiones tenían algo contra el apóstol Pablo.

Versículo 17 – Entonces todos los griegos, apoderándose de Sóstenes, principal de la sinagoga, le golpeaban delante del tribunal; pero a Galión nada se le daba de ello.

¿Quién es este Sóstenes? La Biblia dice que era principal de la sinagoga, pero ya leímos en le versículo 8 que Crispo era principal de la sinagoga. ¿Quién era principal de la sinagoga, Crispo o Sóstenes? La respuesta es ambas personas. Eran dos hombres diferentes. Recuerdan que la sinagoga tenía dos divisiones culturales. Tenía hebreos y tenía griegos. Los hebreos tenían su propio principal o rabino de la sinagoga llamado Crispo. Su nombre era hebreo. También los griegos tenían su propio principal o rabino de la sinagoga llamado Sóstenes. Su nombre era griego.

No era de extrañar tener dos rabinos en la sinagoga, un rabino para los hebreos y el otro para los griegos. Hacemos lo mismo en nuestras iglesias en los estados unidos. Algunas iglesias tienen su pastor para los creyentes de una cultura que habla inglés y otro pastor para los creyentes de otra cultura que habla español. Es mejor para todos así.

Es interesante notar que ambos rabinos en Corinto fueron salvos. Este pasaje dice claramente que Crispo fue salvo. Las Escrituras dicen que Sóstenes también era un creyente. También ayudó a Pablo a escribir la epístola a los corintios.

1 Corintios 1:1
Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes,

Entonces, hemos visto esta división cultural de hebreos y griegos en Hechos capítulo 18. El apóstol Pablo también hace referencia a esta división. Miren lo que dice . . .

1 Corintios 1:12
Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.

Había gente en la iglesia que decía, “Yo soy de Pablo.” Otros decían, “Yo soy de Pedro (o Cefas),” y otros decían, “Yo soy de Apolos.” ¿Qué tiene que ver este versículo con las divisiones culturas de los judíos? Encontramos una parte de la respuesta en . . .

Gálatas 2:8 y 9
(pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.

Pedro fue conocido como el apóstol a la circuncisión. Pedro era hebreo y apóstol a los hebreos, es decir, a la circuncisión, a los hebreos que guardaban la circuncisión. Por lo que sabemos, Pedro nunca fue a Corinto. ¿Por qué, pues, se identificó un grupo de la iglesia con Pedro? Porque eran de la división de los judíos llamado hebreos, los judíos fanáticos que todavía querían guardar la ley.

¿Por qué se identificó un grupo de la iglesia con Apolos? Vamos a leer Hechos capítulo 18 para encontrar la respuesta.

Hechos 18:24 – Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos . . .

¿Era un judío de Israel, un hebreo? No. Sigamos leyendo.

(Hechos 18:24b-28) – . . . natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo.

Apolos era judío, pero tenía un nombre griego. Era un judío griego, es decir, un judío de la dispersión. Él era de Alejandría, la antigua capital de los egipcios, donde moraban los Ptolomeo. Como hemos visto antes, Lucas siempre hizo una distinción entre los judíos hebreos y los judíos griegos. Aquí, otra vez, Lucas nos ayuda entender que Apolos era un judío griego, un judío de la dispersión.

Había gente en la iglesia que decía, “Yo soy de Cefas (o Pedro).” Eran los judíos hebreos. Otros decían, “Yo soy de Apolos.” Eran los judíos griegos, los judíos de la dispersión. Y había otros decían, “Yo soy de Pablo.” Eran los gentiles. Esta diferencia se ve a través de las Escrituras del Nuevo Testamento, y es algo absolutamente necesario entender, especialmente como hemos mostrado aquí en el libro de Hechos. Hay que entender la distinción en la mente del judío entre el judío hebreo, el judío griego, y el gentil.

Nosotros hoy en día tenemos divisiones culturales en nuestra sociedad. Y tal como era importante para la iglesia primitiva alcanzar gente dentro de las divisiones culturales en su día, así es igualmente importante que alcancemos las divisiones culturales que existen hoy. Hay iglesias bautistas hoy en día que han considerado su responsabilidad a la gente de otras culturas y hacen lo que pueden para alcanzar estas personas con el evangelio. Aquí quiero mencionar la iglesia que me envió a Honduras. En esa iglesia hay un ministerio a los que hablan español. Este ministerio tiene su propio pastor que es de Perú. También tenemos eventos especiales para alcanzar gente de otras culturas, como los judíos.

En nuestra iglesia en Honduras, también es necesario que pensemos en cómo podemos alcanzar la gente de otras culturas adecuadamente en la forma necesaria para que ellos también entienden el evangelio y crecen en su sabiduría y entendimiento de las Escrituras.

Ya hemos hablado de dos ocasiones en la Biblia donde es necesario entender las divisiones culturas de los judíos para interpretar correctamente la Palabra de Dios – en Hechos capítulo 18 y 1 Corintios capítulo 1. Antes de terminar con esta lección queremos estudiar cómo un entendimiento correcto de las divisiones culturales de los judíos afecta lo que pensamos acerca de Hechos capítulo 16. En este capítulo encontramos la historia de Timoteo, él que acompañó al apóstol Pablo. Algunos maestros de la Palabra de Dios dicen que su padre era gentil, pero acuérdate que Lucas era muy preciso en Hechos, notando las diferencias entre los judíos hebreos, los judíos griegos, y los gentiles. Según el contexto y el uso de las palabras en el libro de Hechos, es muy probable que Timoteo era un judío. Nota lo que dice de él en . . .

Hechos 16:1-3 – Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego;

Este pasaje no dice que su padre era gentil. Él vivió en Listra, en Asia menor. Cuando Pablo llegó a Listra, encontró a Timoteo allí. Su madre era una judía, es decir, vino de la tierra de Israel. Su padre era un griego, y como hemos visto en el libro de Hechos, cuando Lucas usó la palabra griego, hizo referencia a un judío de la dispersión. Sigamos leyendo en el versículo dos.

y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó

¿Cómo es que lo circuncidó? ¿Por qué hubo necesidad de circuncidar a Timoteo? ¿Era necesario circuncidarle porque era medio judío? Creo que no. Si eso fue el caso, ¿Cómo es que el concilio no dijo nada de circuncidar medio judíos que habían creído en el Señor en Hechos capítulo 15? De hecho, el concilio hizo énfasis que no era necesario circuncidar a los gentiles que habían sido salvos.

¿Por qué era necesario circuncidar a Timoteo? Bueno, Timoteo era judío. Su padre era griego, o judío de la dispersión. Como hemos visto antes, los judíos griegos fueron menospreciados por los otros judíos porque tenían la costumbre de no circuncidar a sus hijos. Ya que los padres de Timoteo eran judíos, el joven hubiera sido menospreciado en los ojos de los judíos hebreos porque hubieron sabido que no fue circuncidado. Leamos el versículo tres.

por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego.

Si Timoteo no hubiera sido circuncidado, no hubiera tenido respeto en los ojos de los judíos hebreos. Tal vez los hebreos hubieran pensado, “¿Quién quiere oír a este joven que ni fue circuncidado por su padre antes de ser salvo? “Bueno, éste ya no tiene nada para decirme. A menos yo guardaba la ley y fui circuncidado, pero este joven . . .” Así que era necesario circuncidarlo.

Hemos visto muchas cosas en cuanto a las divisiones culturales entre los judíos – el menosprecio de un grupo hacia el otro, las diferentes maneras de vivir, los idiomas, el problema con compañerismo entre los hermanos, y la falta de atención hacia los griegos. Estas diferencias eran profundas. Para nosotros es importante reconocer estas diferencias para interpretar la Biblia correctamente.

Antes de terminar, quiero dar algunas advertencias acerca de lo que hemos estudiado. Primero, si buscas información de estas divisiones culturales en un comentario Bíblico, es muy probable que no encuentres estas divisiones. La razón por eso es porque la mayoría de los comentaristas no reconocen las divisiones culturales entre los judíos. Ellos dicen que la palabra griego, cuando habla de una persona o un grupo de personas, se refiere a una de tres cosas.

  • A la gente que vivían acerca de la región hoy conocida como el país de Grecia.
  • A la gente de todo el Mediterráneo oriental que adoptaron la cultura helenística
  • A la gente que no era judía

En un sentido, estos comentaristas tienen razón. La gente que llamamos judíos griegos cae en el segundo grupo – los que adoptaron la cultura helenística. También, es muy posible que haya tiempos cuando este sustantivo no se refiera a judíos griegos. Algunos comentaristas dicen que, a menudo, el término es un sinónimo por gentiles, especialmente en las epístolas del apóstol Pablo. Vamos a ver algunos casos en las Escrituras cuando esto puede ser la verdad.

Romanos 1:14
A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.

Romanos 1:16
Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

1 Corintios 1:22-24
Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

Sin embargo, estoy convencido de que lo que estudiamos de los judíos hebreos y judíos griegos sí es la verdad.

Como siempre, queremos cerrar esta lección con una palabra de oración. Oremos. Gracias, Señor, por lo que nos has enseñado hoy. Danos sabiduría y entendimiento para interpretar correctamente Tu Palabra. En el nombre de Cristo te lo pido. Amen.

Dios te bendiga.