Instituto Bíblico

Iglesia Bautista Independiente Maranata, Santa Lucía, F.M. Honduras

Costumbres y Cultura Judaica

Lección 6 – Las Divisiones Religiosas

Se puede descargar las notas para esta lección aquí. Se puede imprimir las notas directamente del archivo.

La transcripción del video se encuentra abajo. Las palabras y frases subrayadas abajo se deben escribir en los blancos o las líneas en las notas.

Quisiera hablar ahora de las divisiones entre los judíos. Esto es una de las cosas que es una broma entre los judíos mismos. Hay tantas divisiones. Cundo uno pregunta a un judío, “¿Cuántas divisiones hay entre los judíos?” la respuesta usualmente es, “¿Y cuántos judíos hay?” Pero cuando pensamos en la Palabra de Dios, hay que reconocer que es necesario entender las divisiones entre los judíos para interpretar la Biblia correctamente.

Queremos ver primeramente las divisiones religiosas. Entre ellas había dos divisiones grandes doctrinales. Y aunque había otras también, éstas eran las dos más importantes. En las divisiones doctrinales del primer siglo, se encuentra, primeramente, a los fariseos. Según la tradición, este grupo fue fundado por Esdras, y creció en el tiempo inter-testamentario. Era la secta más grande. La mayoría de la iglesia primitiva estaba compuesta por fariseos que habían sido salvos.

Juan 3:1
Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.

Nicodemo era miembro del sanedrín, del concilio. En la época de Jesús el sanedrín estaba formado por una mezcla de saduceos y fariseos. El concilio estaba formado por setenta y un miembros, cuyas funciones eran legislativas y judiciales. Resolvía casos jurídicos importantes y actuaba como tribunal supremo judío.

Juan 12:42
Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él;

O sea, del concilio

pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga.

Había una gran influencia en la iglesia, y también en el judaísmo, debido a los fariseos. Hablando de la iglesia primitiva, la iglesia en Jerusalén, la Biblia dice en . . .

Hechos 15:5
Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.

Había un gran número de los hermanos en la iglesia en Jerusalén que eran fariseos. En este versículo, los vemos tratando de poner el yugo de la ley de Moisés sobre las cervices de los gentiles. En este caso, sus esfuerzas fracasaron, pero es obvio que tenían una influencia grande sobre la iglesia primitiva.

Los fariseos tenían su patrón doctrinal, su guía doctrinal. Ellos creyeron en la existencia de espíritus. Más adelante, cuando hablamos de la otra división religiosa, explicaremos esta posición en más detalle. También creyeron en ángeles. En cuanto a las Escrituras, creyeron en la interpretación literal. En estos tres asuntos, nosotros estaríamos de acuerdo. No estaríamos de acuerdo con toda su doctrina, pero en estos tres puntos, sí.

Pablo era fariseo. La Biblia dice en . . .

Hechos 23:6-9
Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga.

Pablo era muy sabio. En el concilio él vio que más de la mitad del concilio eran fariseos. Los otros eran saduceos. Ya que Pablo quería que la mayor parte del concilio se pusiera a su lado, aunque tenía creencias diferentes que ellos, explicó que estaba siendo perseguido por ser fariseo. También enfatizó que no era un fariseo nuevo, sino que creció en una familia cuyo padre era fariseo. Desde la niñez había aprendido la doctrina de los fariseos.

Cuando dijo esto, se produjo disensión entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea se dividió.

Ellos se reunieron para juzgarle a Pablo, pero en vez de juzgarle, empiezan a discutir entre sí. Discutieron hasta el punto de olvidarse de Pablo. Y se enojaron el uno contra el otro porque discutieron doctrina. Entre las dos posiciones en cuanto a esta doctrina, los fariseos estaban de acuerdo con Pablo.

Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos afirman estas cosas.

Voy a mencionar más adelante la doctrina de los saduceos, entonces no voy a tomar tiempo ahora para explicarla. Los fariseos afirmaban estas cosas. Entonces se levantó un argumento si estas cosas existían o no.

Y hubo un gran vocerío; y levantándose los escribas de la parte de los fariseos, contendían, diciendo: Ningún mal hallamos en este hombre; que si un espíritu le ha hablado, o un ángel, no resistamos a Dios.

Vemos ahora que los fariseos están defendiéndole. Eso es exactamente lo que Pablo esperaba.

Hechos 26:4 y 5
Mi vida, pues, desde mi juventud, la cual desde el principio pasé en mi nación, en Jerusalén, la conocen todos los judíos; los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión, viví fariseo.

Los fariseos eran los más religiosos, los más rigurosos en su interpretación de las Escrituras, y en su manera de vivir.

Hechos 26:6-8
Y ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio; promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar nuestras doce tribus, sirviendo constantemente a Dios de día y de noche. Por esta esperanza, oh rey Agripa, soy acusado por los judíos. ¡Qué! ¿Se juzga entre vosotros cosa increíble que Dios resucite a los muertos?

Nota que él identificó la doctrina de la resurrección con los fariseos. Era lógico que él, siendo fariseo, creyera lo mismo como ellos.

Filipenses 3:5
circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; . . .

En este versículo, Pablo menciona otra vez que era fariseo. Nota que no dijo judío de judíos, sino hebreo de hebreos. Esta frase significa que él era judío hebreo, de padres hebreos, y conservó la lengua antigua, la educación y las costumbres de sus padres.

en cuanto a la ley, fariseo;

Aunque Pablo nació en Tarso que era una colonia romana, fue criado en Jerusalén, instruido a los pies de Gamaliel, quien era un fariseo prominente.

En el día de nuestro Señor, los fariseos y los escribas eran conocidas como hipócritas y los que añadieron sus tradiciones a la ley.

Lucas 12:1
En esto, juntándose por millares la multitud, tanto que unos a otros se atropellaban, comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.

Ellos siempre fueron llamados hipócritas. La hipocresía fue condenada por nuestro Señor Jesucristo.

No vamos a tomar tiempo para leer estos pasajes, pero en Mateo 23:2-6 y los versículos 13-36, el Señor Jesucristo condenó la hipocresía de ellos y mostró que siguieron más bien a las tradiciones que a la Ley de Moisés.

No condenó todas sus tradiciones porque muchas de ellas fueron basadas en un entendimiento de la Ley de Moisés y eran correctos. Por ejemplo, Moisés dijo que no pudieron trabajar en el día de reposo, pero no dijo exactamente qué es trabajo y qué no es trabajo. Sabían que era prohibido cocinar en el día de reposo, pero no era prohibido comer. Concluyeron que es trabajo cocinar, pero no es trabajo comer. Sabían que fue prohibido caminar en el día de reposo, pero concluyeron que no fue trabajo ir a pie a la sinagoga o al templo. Decidieron que la distancia que uno pudo caminar en el día de reposo era la distancia entre las habitaciones y la sinagoga o 1456 a metros.

El problema era que los fariseos y escribas siempre buscaban vueltas para no cumplir con la ley. Añadieron sus tradiciones que les permitieron ignorar la ley. El Señor dio un ejemplo de sus tradiciones en . . .

Marcos 7:9-13
Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.

No es de extrañar que Cristo los llamó hipócritas.

Hoy en día los fariseos son llamados los judíos ortodoxos. Entre los judíos hoy, los que creen lo que los fariseos creyeron en el primer siglo se llaman ortodoxos. Los escribas eran los fariseos quienes le dieron el trabajo de copiar las Escrituras. Es interesante que los escribas tenían la interpretación literal de las Escrituras.

Hemos dicho que había dos divisiones grandes doctrinales entre los judíos en el primer siglo. Ya hemos hablado de los fariseos. El otro grupo fue los saduceos.  Los saduceos eran la mayoría de los sacerdotes levíticos. Casi todos los saduceos eran los de la tribu de Leví.

Hechos 5:17
Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos;

Los saduceos eran mayormente los sacerdotes y los levitas.

Esta secta, también, comenzó en el tiempo inter-testamentario. Los saduceos comenzaron con un propósito – para contradecir a los fariseos. No todos los sacerdotes eran saduceos, pero la mayoría de ellos sí. El Sumo Sacerdote aún en los días de Jesucristo era saduceo.

¿Cuál fue su doctrina? Vamos a leer otra ves Hechos 23:8.

Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos afirman estas cosas.

Vamos a estudiar los puntos de su doctrina en el mismo orden que estudiamos los puntos de la doctrina de los fariseos.

Primero, negaban en la existencia de espíritus.

Los saduceos eran materialistas. Negaban la existencia de un alma humana, o espíritu, o cualquier otro tipo de espíritu. Creían que el alma era una materia refinada, que perecía con el cuerpo. También pensaban que no había un estado futuro, y que el alma no continuaba existiendo después de la muerte.

Segundo, negaban la existencia de ángeles.

El tercer punto es que negaban la resurrección. Se dice que su enseñanza tuvo su origen en el pensamiento de que “los siervos de Dios no deberían servir con la esperanza de la recompensa”. Ya que los fariseos creían que la vida venidera sería una recompensa, la doctrina de los saduceos se convirtió en la negación de la resurrección.

Los dos puntos que los saduceos disputaban con los fariseos fueron los siguientes.

  1. Si los muertos se levantarían y existirían en un estado futuro; y,
  2. Si la mente era distinta de la materia. Los saduceos negaban los dos, y los fariseos creían los dos. Su creencia en el último punto era que los espíritus existían en dos formas: la de los ángeles y la de las almas de personas distintas del cuerpo.

Hay una cosa más que queremos notar de los saduceos. Se encuentra en . . .

Mateo 22:23-32
Aquel día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron,

Nota que fueron identificados como los que no creían en la resurrección.

diciendo: Maestro, Moisés dijo: Si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer, y levantará descendencia a su hermano. Hubo, pues, entre nosotros siete hermanos; el primero se casó, y murió; y no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano. De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo. Y después de todos murió también la mujer. En la resurrección, pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la tuvieron?

Los saduceos no preguntaron al Señor porque querían saber. Le preguntaron para tentarle y atraparle en sus palabras. Cristo ignoró su pregunta para decirles en el versículo 31,

Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo:

El problema era allí. Los saduceos no leían las Escrituras, pero los escribas, quienes eran fariseos, sí las leían porque tenían que copiarlas. Entonces el Señor estuvo para decirles lo que las Escrituras decían. Sigamos leyendo en el versículo 32.

Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

Y ahí está el problema con el saduceo. No era su costumbre leer las Escrituras así que no sabía nada de lo que decían. Eran muy ignorantes en cuanto a la palabra de Dios y solamente la estudiaban de vez en cuando para dar algún argumento a los fariseos.

Hoy en día los saduceos son llamados los judíos reformados. Ellos son el grupo más pequeño entre los judíos. Todavía niegan la inspiración y la interpretación literal de la Biblia, la existencia de ángeles, los espíritus, la eternidad, y la resurrección. Casi la mayoría de ellos niegan la existencia de Dios. Son ateos, aunque son judíos. Son modernistas como los modernistas entre los cristianos que niegan la sana doctrina.

Hay un grupo que menciono de paso porque algunas veces leemos de ellos en el Nuevo Testamento. Se llaman los herodianos. No eran parte de una religión, ni una secta entre los judíos. Era un partido político a favor de Herodes. Las creencias de este partido político afectaron sus doctrinas en muchas maneras. Herodes era edomita, no judío. No era descendiente de David. Así que no debería haber estado sentado en el trono, pero los herodianos, su partido político, lo ayudó a llegar allí. Leemos de ellos en . . .

Mateo 22:15 y 16
Entonces se fueron los fariseos y consultaron cómo sorprenderle en alguna palabra. Y le enviaron los discípulos de ellos con los herodianos, diciendo: Maestro, sabemos que eres amante de la verdad, y que enseñas con verdad el camino de Dios, y que no te cuidas de nadie, porque no miras la apariencia de los hombres.

Cuando uno te viene aplaudiéndote, cuidado porque es una trampa.

Marcos 3:6
Y salidos los fariseos, tomaron consejo con los herodianos contra él para destruirle.

Los fariseos jamás hubieran hecho eso si no era para destruir al Señor Jesucristo porque ellos mismos luchaban con los heredianos muchas veces.

Marcos 12:13
Y le enviaron algunos de los fariseos y de los herodianos, para que le sorprendiesen en alguna palabra.

Los heredianos entonces no eran una secta religiosa, sino más bien un partido político.

Para la próxima lección, vamos a entrar en un estudio sobre las divisiones culturales de los judíos.

Vamos a cerrar esta lección con una palabra de oración. Oremos. Señor, te doy gracias por el entendimiento que hemos recibido hoy. Ayúdanos a recordar estas cosas. En el nombre de Cristo te lo pido. Amen.

No hay una Discusión del Grupo para esta lección, pero asegúrate de leer la sección llamada Tarea para Lección 6. Tu tarea depende del título académico que buscas: certificado, bachillerato, o licenciatura.

Dios te bendiga.