Instituto Bíblico

Iglesia Bautista Independiente Maranata, Santa Lucía, F.M. Honduras

Costumbres y Cultura Judaica

Lección 4 – La Pascua – Parte 2

Se puede descargar las notas para esta lección aquí. Se puede imprimir las notas directamente del archivo.

La transcripción del video se encuentra abajo. Las palabras y frases subrayadas abajo se deben escribir en los blancos o las líneas en las notas.

En esta lección, queremos seguir estudiando la Pascua. Hay dos cosas principales que queremos ver en esta lección: cómo la Pascua fue celebrada después de la primera vez, y cómo Cristo cumplió las profecías de la Pascua. En la lección previa estudiamos los detalles de la primera pascua. ¿Cómo fue diferente en el Nuevo Testamento?

Si te acuerdas, en la primera Pascua la comieron en apresuradamente, con sus lomos ceñidos, su calzado en sus pies, y su bordón en mano. En el Nuevo Testamento los participantes se acostaron en el suelo y la comieron de una mesa baja. Vamos a ver algunos versículos que nos ayudan a entender eso.

Mateo 9:10
Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos.

Mateo 26:20
Cuando llegó la noche, se sentó a la mesa con los doce

La palabra en el griego usada para “sentado” y “se sentaron” en estos dos versículos proviene del verbo griego ἀνακεῖμαι (anakeímai). Si buscas esta palabra en la concordancia de Strong, verás que esta palabra significa reclinarse (como un cadáver o en una comida): – sentado a la mesa, convidado, recostar. Esta palabra griega es un compuesto de dos palabras. Si buscas estas palabras en la concordancia de Strong verás lo siguiente.

303. ἀνά aná; preposición y adverbio primitivo, propiamente arriba; pero (por extensión) usada (distributivamente) variadamente, o (localmente) a o en (etc.): – en, entre, cada, por todo hombre, varios, a través de. En compuestos (como prefijo) aparece a menudo significando (por implicación) repetición, intensidad, inversión, etc.

2749. κεῖμαι keímai; voz media de un verbo primitivo; yacer estirado (literalmente o figurativamente): – hallar establecido, guardar, acostar, asentar, bajo, dar, poner. Comparar 5087.

El verbo implica que ya no son esclavos como fueron en Egipto, sino libres.

Esto era la forma normal de comer en los días de Cristo, y no solo en la Pascua.

Mateo 14:9
Entonces el rey se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que se la diesen,

Según la concordancia de Strong, el verbo griego para “. . . estaban con él a la mesa . . .” es συνανάκειμαι (sunanákeimai). El prefijo συν (sun) significa con o en campañía de. Entonces esa palabra significa reclinar en compañía de (con) (en una comida), o sentar en la mesa con.

En Israel no comieron en mesas y sillas como usamos hoy en día. Se sentaron en sillas, pero no para comer. Algunos versículos que muestran que no siempre se acostaron cuando la Biblia menciona que se sentaron con los siguientes.

Mateo 13:1
Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.

Mateo 26:55
En aquella hora dijo Jesús a la gente: ¿Como contra un ladrón habéis salido con espadas y con palos para prenderme? Cada día me sentaba con vosotros enseñando en el templo, y no me prendisteis.

En estos dos versículos, la palabra griega usada es κάθημαι (kádsemai). La concordancia de Strong dice lo siguiente en cuanto a esta palabra.

2521. κάθημαι kádsemai; de 2596; y ἧμαι jémai (sentarse; similar a la base de 1476); sentarse; figurativamente permanecer, quedarse, residir: – asentar, habitar, montar (sobre), sentar.

Hay otras diferencias que podemos mencionar, pero queremos limitarnos a aquellas cosas que no ayudan a entender la Palabra de Dios mejor. Por eso, vamos a hablar de la segunda cosa principal que queríamos ver hoy, cómo Cristo cumplió las profecías de la Pascua.

En lección 3 enseñamos que Cristo es nuestra pascua. La referencia de la Biblia que leímos fue . . .

1 Corintios 5:7
Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

Vamos a leer de la última pascua que Jesús comió con Sus discípulos en . . .

Lucas 22:14-20
Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios. Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga. Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

En el versículo 19 vemos que el pan sin levadura representa Su cuerpo, y en el versículo 20 que la copa representa el nuevo pacto en Su sangre.

Cristo no solo es nuestra pascua, también es el cordero pascual.

Juan 1:29 y 36
El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.

En lección 3 mencionamos que el cordero escogido para la pascua debía ser perfecto, eso es, sin defecto, sin mancha, no rengo, etc. Cristo como el cordero pascual también era perfecto, es decir, sin pecado.

Hebreos 4:15
Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

El cordero escogido para la pascua fue condenado a la muerte. Fue lo mismo con Cristo.

Lucas 22:37
Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento.

El cordero escogido para la pascua fue inmolado. Las Escrituras dicen lo mismo de Cristo.

Apocalipsis 5:12
que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

Igual como el cordero pascual, Cristo también murió el miércoles, 14 de Nisán. No murió el viernes, como dicen otras religiones. Hay dos versículos que prueban que Cristo murió el miércoles.

Marcos 16:1
Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.

Hay que preguntarnos aquí, “¿Cuál día de la semana compraron esas mujeres especias aromáticas? Si Cristo murió el viernes, las mujeres no hubieron tenido tiempo para comprar las especies. No tenían tiempo el viernes, porque se quedaron con el cuerpo hasta la noche. No tendrían tiempo el sábado, porque era el día de reposo. Y no tendrían tiempo el domingo, porque fueron muy de mañana.

Marcos 16:3
Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol.

Pero, ya que Cristo murió el miércoles, las mujeres hubieron tenido tiempo para comprar las especies. No tenían tiempo el miércoles, porque se quedaron con el cuerpo hasta la noche. No tendrían tiempo el jueves, porque la pascua era un día de reposo también. Compraron las especies el viernes, observaron el día de reposo el sábado, y fueron al sepulcro muy de mañana el domingo.

Otro versículo que prueba que Cristo murió el miércoles es lo siguiente.

Lucas 23:56
Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento.

Otra vez estamos hablando de las mismas mujeres. Si Cristo murió el viernes, no tenían tiempo de comprar las especies el viernes, ni preparar especies y ungüentos, porque se quedaron con el cuerpo hasta la noche. No tendrían tiempo el sábado porque era el día de reposo. No tendrían tiempo el domingo porque fueron muy de mañana.

Pero ya que Cristo murió el miércoles, las mujeres hubieron tenido tiempo para comprar las especies y preparar especies y ungüentos. No tenían tiempo el miércoles, porque se quedaron con el cuerpo hasta la noche. No tendrían tiempo el jueves, porque la pascua era un día de reposo también. Compraron y prepararon las especies y los ungüentos el viernes, descansaron el día de reposo (el sábado), y fueron al sepulcro muy de mañana el domingo.

La última cosa que queremos notar en esta lección es que Cristo resucitó en el día de las primicias. La fiesta de las Primicias se celebraba tres días después de la fiesta de la Pascua, o el 18 de Nisán. La Biblia da instrucciones para la fiesta de las Primicias en . . .

Levítico 23:11-16
Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá. Y el día que ofrezcáis la gavilla, ofreceréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová. Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin. No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis. Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová.

La fiesta de las Primicias es profecía de la resurrección de Jesucristo. De hecho, Cristo es llamado primicias de aquellos que han de resucitar de los muertos.

1 Corintios 15:20-23
Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

Si Cristo hubiera muerto el viernes, para resucitar en el día de las primicias, tendría que esperar una semana después del día de Su sepultura (el sábado). Ya que resucitó en tres días, no pudiera haber muerto el viernes, sino el miércoles.

Como siempre, queremos cerrar esta lección con una palabra de oración. Oremos. Señor, te damos gracias por Tu Palabra que nos ayuda a entender que nuestra pascua, nuestro Cordero Pascual, es el Señor Jesucristo, que ya resucitado de entre los muertos. Ayúdanos, Padre, gozarnos en nuestro Salvador y todo lo que tenemos en Él. En el nombre de Cristo te lo pido. Amen.

Hay una Discusión del Grupo para esta lección. Los que buscan el bachillerato o la licenciatura recibirán calificación por participar. (El video dice que nadie recibirá calificación, pero esto es un cambio nuevo para el curso.) Lee la discusión para que entiendas las diferentes puntos de vista. También, asegúrate de leer la sección llamada Tarea para Lección 4. Tu tarea depende del título académico que buscas: certificado, bachillerato, o licenciatura.

Dios te bendiga.