Instituto Bíblico

Iglesia Bautista Independiente Maranata, Santa Lucía, F.M. Honduras

Costumbres y Cultura Judaica

Lección 2 – El Mes, el Año, y el Calendario

Se puede descargar las notas para esta lección aquí. Se puede imprimir las notas directamente del archivo.

La transcripción del video se encuentra abajo. Las palabras y frases subrayadas abajo se deben escribir en los blancos o las líneas en las notas.

Las notas para lecciones 1 y 2 se encuentran en el mismo archivo. Entonces, si ya descargaste las notas para Lección 1, ya tienes las notas para Lección 2. Las palabras y frases subrayadas en esta lección deben ser escritas en los blancos o la líneas en tus notas.

En lección 2 vamos a seguir hablando del tiempo. Ya estudiamos lo que piensa el judío acera del día, la noche, y la semana. Hoy queremos estudiar el mes, el año, y el calendario. Primero, veremos lo que el judío piensa del mes.

El mes judío es el mes lunar. Dice Wikipedia, “Un calendario lunar es la forma de calcular los años no según los ciclos del Sol (calendario solar, como el calendario occidental) sino según los de la luna. En el calendario lunar, cada lunación corresponde a un «mes lunar»; es decir, a cada período comprendido entre dos momentos en que la luna se halla exactamente en la misma fase se le llama «mes lunar». Cada mes lunar corresponde a 29.53 días solares.”

Dios puso tres cosas para distinguir los tiempos. Mira la que dice . . .

Génesis 1:14-18
Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

La lumbrera mayor es el sol. La lumbrera menor es la luna. También Dios dio las estrellas.

Aunque es más difícil calcular un año, se calcula el mes fácilmente. El mundo fue creado en la noche. La luna era invisible – lo que llamamos luna nueva. Así que, el mes nuevo comienza con la luna nueva.

Como ya hemo dicho, el mes se calcula en 29 ½ días, pero no se puede cambiar meses en el medio de un día. Entonces el primer mes tiene 29 días, el siguiente 30 día, y así sigue alternativamente.

He puesto una imagen aquí para que veas las diferentes fases de la luna. Como hemos dicho, el mes comienza con la luna nueva, como vemos a la izquierda de esta imagen, cuando la luna casi nos es invisible. Parece seguir creciendo en tamaño hasta que llegue a la luna llena, en el medio de la imagen. Después mengua hasta que llegue a la luna nueva.

Vamos a seguir con la lección hablando del Año Judío. Dios dio también las estrellas para indicar un año. Ya leímos Génesis 1:14-18, entonces no vamos a leerlo de nuevo. Las estrellas parecen moverse en el cielo de este a oeste. Cuando completan un ciclo y regresan a donde estaban, ha pasado un año.

El sol, la luna, y las estrellas combinan para darnos un calendario. Pero los judíos no tratan de combinar lo que hacen el sol, la luna, y las estrellas para tener un calendario. El mes judío es el mes lunar. También el calendario judío es un calendario lunar. Seis meses tienen 29 días. Los otros seis meses tienen 30 días. Eso da un calendario de 354 días.

¿Cómo se compara el calendario judío con el calendario romano? Se dice que el calendario romano fue el primer sistema para dividir el tiempo en la Antigua Roma. Según la tradición mítica, el calendario romano fue creado por el primero de los reyes, Rómulo. Comprendía diez meses lunares. Entre el fin del último mes y el comienzo del año siguiente había un período que no correspondía a ningún mes, dado que era el periodo en que no había labores agrícolas ni actividad militar. Los primeros meses se denominaron con un nombre derivado de falsos dioses. El resto era nombrado solo por el orden que le corresponde.

Solo tenía diez meses llamados Martius, Aprilis, Maius, Iunius, nombres derivados de falsos dioses, y Quintilis, Sextilis, Septembris, Octobris, Novembris, Decembris, nombrados por su orden. Quintilis era el quinto mes. Sextilis era el sexto mes. Septembris era el séptimo mes. Octobris era el octavo mes. Novembris era el noveno mes y Decembris era el décimo mes.

La duración de los meses era de treinta y un días para cuatro de ellos (Martius, Maius, Quintilis y Octobris) y treinta días para los demás, de tal manera que la duración de los meses quedaba en orden sucesivo: 31, 30; 31, 30; 31, 30, 30; 31, 30, 30; con la duración total del año de 304 días.

Alrededor del año 700 a. C., el segundo rey de Roma añadió dos meses más al fin del año –  Ianuarius, y Februarius. El último solo tenía 28 días. Así el año pasó a durar 355 días.

En 45 a. C. Julio César encargó al astrónomo Alejandrino Sosígenes la elaboración de su calendario. Sosígenes fijó la duración del año en 365 días y seis horas, cálculo asombrosamente exacto dados los rudimentarios instrumentos de la época, ya que su margen de error fue solo de 11 minutos y 9 segundos al año, es decir, menos de dos segundos por día, pero con el fin de evitar complicaciones, se tomó de 365 días de duración.

Cambió el primer día del año al primer día de enero, el día en que los funcionarios del emperador asumían su cargo. Añadió un día a julio, mes de su nacimiento. Augusto hizo lo mismo con agosto. Ambos días fueron retirados de febrero.

La imperfección del Calendario Juliano dio pie para que en el año 1582 el Papa Gregorio el decimotercero encargó dos personas para hacer el Calendario Gregoriano, lo que usamos hoy.

Para que nuestro calendario coincida con el sol, la luna, y las estrellas, tenemos que añadir un día cada cuatro años. También añadimos otro día cada 400 años.

Bueno, ya que el año judío no tiene la misma cantidad de días como el año solar, ¿Cómo soluciona el año judío con el año solar?

El calendario solar tiene un poco menos de 365 y un cuarto de días. El calendario lunar solo tiene 354 días. Para resolver la diferencia, el año judío tiene 12 meses, pero a veces tiene trece meses. En un ciclo de 19 años, 7 años tienen 13 meses.

El decimotercer mes es una duplicación del mes Adar. Se intercala un nuevo mes de 30 días, llamado Adar “A” (o en hebreo “Adar álef”), antes del mes de Adar original, que pasa a ser Adar “Bis” (o en hebreo “Adar bet”), con 29 días.

Hay dos calendarios usados en la Biblia. El primero es el calendario fiscal. Comienza con la fiesta de trompetas el mes Tishrei. El primer día de la creación ocurrió el primer día de Tishrei. Este calendario fue usado por los reyes. Dos citas bíblicas que usan este calendario se encuentran en Levítico 23:24 y Números 29:1. La creación ocurrió en el año 3,760 a. C. de este calendario. Los meses del año son: Tishrei, Jeshván, Kislev, Tevet, Shevat, Adar (“álef” y “bet”), Nisán (llamado también Abib), Iyar, Siván, Tamuz, Av, y Elul.

El otro es el calendario levítico (o religioso). Comienza en el mes Nisán. La Pascua ocurre en este mes. Este calendario fue usado por la tribu de Leví. Tienes en tus notas las citas de la Biblia donde se usa este calendario. (Éxodo 12:1-3, 18; 40:2, 7; Levítico 23:5-6; Números 9:5; 28:16; y Esdras 3:6)

Vamos a cerrar esta clase con una palabra de oración. Oremos. Padre, te damos gracias por ayudarnos entender lo que el judío piensa del mes, del año, y del calendario. Señor, ayúdanos recordar lo que hemos estudiado, especialmente de los dos calendarios usados en Tu Palabra. En el nombre de Cristo te lo pido. Amen.

No hay una Discusión del Grupo para esta lección, pero asegúrate de leer la sección llamada Tarea para Lección 2. Tu tarea depende del título académico que buscas: certificado, bachillerato, o licenciatura.

Dios te bendiga.